Publicidad

Consecuencias de la Hipertensión Arterial

novedades de medicina

Este silencioso enemigo

El 50% de los hipertensos desconocen su condición.

El doctor Leonardo Cimerman es cardiólogo y encargado del Servicio de Cardiología del Instituto de Diagnóstico de Alta Complejidad Médica (IAMA).

“El 50% de los hipertensos desconoce su diagnóstico”, remarcó Cimerman, quien destacó que las cifras de la enfermedad son “espeluznantes”.

En lo que el profesional definió como la “regla del 50″ resumió: “del 50% de hipertensos, sólo se trata el 50% y de ese 50% que se trata, sólo el 50% desarrolla un correcto tratamiento y llega a tener valores normales”.

Con lo que “sólo alrededor del 13% de los enfermos son correctamente tratados”, según detalló Cimerman.

La enfermedad causa en la Argentina “300 mil muertes al año” y el 10% de la población no se tomó “nunca” la presión arterial, informó el profesional, quien remarcó que se trata de un mal “asintomático”, es decir que no deben “esperarse síntomas”.

Si bien para diagnosticar hipertensión bastan “dos o más tomas de presión arterial por encima de 140/90 milímetros de mercurio”, Cimerman comentó que hoy se maneja un concepto nuevo de “prehipertenso”, entendiéndose como tal a la personas que presenta entre 120/80 y 140/90 milímetros de mercurio.

Dado que la hipertensión arterial es una enfermedad que no produce síntomas, la mayoría de las personas concurre al médico con síntomas relacionados, como cefaleas, hemorragias nasales, palpitaciones y zumbidos.

Los principales factores de esta enfermedad son la edad, la obesidad, el hábito de fumar, el alcohol, el consumo excesivo de sal y ciertos factores genéticos y de personalidad (como la agresividad o la hiperactividad).

Aunque la enfermedad no tiene cura puede controlarse a través del cambio de hábitos perjudiciales para la salud.

Si con estas medidas la hipertensión es controlada, deberán ser mantenidas de por vida. Si no bastan, se deberá instalar un tratamiento farmacológico.

Complicaciones de la hipertensión

Los cambios vasculares, tanto hemodinámicos como estructurales, adquieren especial importancia en el riñón, el corazón y el SNC.

Complicaciones renales

El riñón puede ser la causa de la hipertensión arterial aunque también sufre sus consecuencias.

1. La nicturia constituye el síntoma renal más precoz de la afección renal y traduce la pérdida de la capacidad de concentración. Un incremento de la diuresis sólo se produce si se superan los límites de autorregulación, que precisamente están desplazados hacia la derecha en la hipertensión crónica. En los casos de exacerbaciones bruscas de la presión arterial se observa poliuria y natriuresis exagerada, como ocurre en la fase maligna de la hipertensión.

2. Hiperuricemia. Una minoría de pacientes con hipertensión esencial tienen hiperuricemia no debida a tratamiento diurético. Al parecer, es secundaria a una disminución de la excreción renal de ácido úrico y puede ser un signo temprano de afección del flujo sanguíneo (nefroangiosclerosis).

3. Microalbuminuria. Es el signo más precoz de nefroangiosclerosis y constituye por sí mismo un factor de riesgo cardiovascular. Puede evolucionar a franca proteinuria y raramente a niveles de síndrome nefrótico.

4. Insuficiencia renal. Los cambios vasculares propios de la hipertensión (hiperplasia y nefrosclerosis hialina) condicionan un aumento de la resistencia vascular renal, con disminución del flujo plasmático renal y posteriormente, debido a la autorregulación renal, del filtrado glomerular (nefroangiosclerosis hipertensiva). Los riñones suelen estar algo disminuidos de tamaño. En el paciente joven y con hipertensión de no muy larga duración, la insuficiencia renal es rara. Sin embargo, la nefroangiosclerosis es la causa de inicio de diálisis del 15-23% de los pacientes en EE. UU. y es, después de la diabetes, la causa más frecuente de insuficiencia renal crónica terminal. Con un buen control de la presión arterial se preserva la función renal en la mayoría de los pacientes, pero no en todos ellos. Por el contrario, en la hipertensión acelerada o maligna la gravedad de las lesiones renales y la intensidad de la hipertensión causan frecuentemente insuficiencia renal. La proteinuria puede ser intensa, aunque pocas veces supera los 5 g/día, y el sedimento urinario muestra microhematuria y/o macrohematuria, con cilindros hialinos y granulares. Por lo común, los riñones no están disminuidos de tamaño.

Complicaciones Cardiacas

La hipertensión arterial duplica el riesgo de coronariopatía isquémica (incluyendo infarto agudo y muerte súbita) y triplica el riesgo de insuficiencia cardíaca congestiva. El riesgo cardiovascular del hipertenso refleja la sobrecarga vascular, más relacionada con la presión arterial sistólica en el joven y mediana edad, y con la presión del pulso en el viejo. Las secuelas cardíacas de la hipertensión son:

1. Disfunción diastólica que aparece con o sin signos de hipertrofia ventricular izquierda, suele ser asintomática y requiere estudios ecocardiográficos para su diagnóstico.

2. Hipertrofia del ventrículo izquierdo. El corazón, sometido a una sobrecarga de trabajo por el aumento de la presión arterial, se hipertrofia. En la hipertensión, el trabajo del corazón es superior debido a que el gasto cardíaco se mantiene a pesar del aumento de las resistencias periféricas y de la presión arterial sistémica. No obstante, en adultos normotensos, la masa ventricular izquierda está directamente relacionada con el riesgo de desarrollar hipertensión, sugiriendo que los mismos factores patogénicos de ésta pueden inducir hipertrofia ventricular. En la génesis de la hipertrofia se hallan también implicados factores no hemodinámicos (factores de crecimiento, angiotensina II, catecolaminas, insulina, ingesta de sal, etc.). Su incidencia en hipertensos varía según el método usado para su diagnóstico. El ECG tiene más baja sensibilidad, y el ecocardiograma sobrestima la masa ventricular izquierda comparado con la resonancia magnética. La prevalencia estimada de hipertrofia ventricular por ecocardiografía oscila entre el 50-60% de los hipertensos.

3. Fracaso del ventrículo izquierdo. Se debe al aumento de las resistencias periféricas hasta el punto de que no puede mantener el gasto cardíaco, a pesar del aumento de la contracción ventricular como consecuencia de la elongación de las fibras musculares. A menudo se añaden fenómenos isquémicos del miocardio que contribuyen al fallo ventricular. La insuficiencia cardíaca congestiva puede ocurrir sin evidencia previa o concomitante de insuficiencia ventricular izquierda.

4. Isquemia miocárdica. Ocurre por la desproporción entre la oferta y la demanda de oxígeno del miocardio. La angina de pecho es frecuente en el paciente hipertenso, debido a la coexistencia de una ateromatosis acelerada y unos requerimientos de oxígeno aumentados como consecuencia de una masa miocárdica hipertrofiada. No es raro que sea silente en pacientes hipertensos, ni que aparezca dolor anginoso con coronarias normales. La mayoría de las muertes debidas a la hipertensión son, en la actualidad, por infarto de miocardio o insuficiencia cardíaca congestiva.

Complicaciones del SNC

Son las siguientes:

1. Encefalopatía hipertensiva. Se produce como consecuencia de una elevación de la presión arterial por encima del límite superior de autorregulación, el cual puede situarse en una presión arterial media de 150-200 mm Hg en un paciente con hipertensión de larga evolución, y en niveles inferiores en los normotensos previos. Este fracaso de la autorregulación produce en ciertas áreas vasodilatación, aumento de la permeabilidad capilar y edema. El incremento del flujo sanguíneo cerebral en algunas áreas coexiste con fenómenos de isquemia localizada, microinfartos y/o hemorragias petequiales en otras. Aunque, por definición, los signos y síntomas son transitorios si se desciende rápidamente la presión arterial a niveles de autorregulación, la falta de tratamiento puede conducir a la hemorragia cerebral. Por lo general, aunque no siempre, coexiste una retinopatía hipertensiva de grados III o IV.

2. Infarto cerebral. La reducción de la presión arterial por debajo del límite inferior de la autorregulación cerebral, que en el hipertenso puede estar en 60 mm Hg o más de presión arterial media, es capaz de provocar una disminución del flujo sanguíneo cerebral e isquemia o infarto consiguiente. Esto puede ocurrir como consecuencia de un tratamiento hipotensor o diurético demasiado intenso. La autorregulación del flujo cerebral puede perderse después de un accidente vascular cerebral, un traumatismo craneal, un tumor o una acidosis, con lo que el peligro aumenta en tales situaciones.

3. Aneurismas de Charcot-Bouchard. Se localizan sobre todo en las pequeñas arterias perforantes de los núcleos basales, el tálamo y la cápsula interna (el lugar más común de hemorragia cerebral). Las dilataciones aneurismáticas se deben a una degeneración hialina de la pared. Estas lesiones no guardan relación alguna con las placas de ateroma y constituyen la base anatomopatológica de la hemorragia cerebral. Su presencia y frecuencia están directamente relacionadas con la presión arterial. Ello puede evidenciarse también en normotensos a medida que aumenta la edad.

4. Infartos lacunares. Son pequeñas lesiones (inferiores a 4 mm de diámetro) localizadas en los ganglios basales, la protuberancia y la rama posterior de la cápsula interna; su presencia es rara en la corteza cerebral y la médula. Están causados por oclusiones trombóticas de arterias de pequeño tamaño y habitualmente se asocian a hipertensión. La sintomatología clínica es la de una isquemia vascular cerebral, que puede ser transitoria, pero en ocasiones el estado lacunar se encuentra en hipertensos con parálisis seudobulbar y demencia.

5. Otras lesiones. También se forman aneurismas en vasos extracerebrales en los que se comprueba la ausencia de desarrollo de la media. Constituyen el origen de la hemorragia subaracnoidea y se hallan con una frecuencia elevada en la poliquistosis renal, la coartación aórtica y la hipertensión. La trombosis cerebral ocurre como consecuencia de las placas de ateroma de los vasos cerebrales. Del mismo modo, la embolización cerebral se debe a trombos murales de una placa de ateroma o a émbolos de colesterol de una placa ulcerada originados en vasos extracraneales.

Otras complicaciones
La incidencia de aneurismas de la aorta abdominal aumenta probablemente como consecuencia del incremento en la longevidad de la población. Está en relación con una presión sistólica muy elevada (mayor de 195 mm Hg) y con la ateromatosis en otros territorios. El 80% de los pacientes con disección aórtica son hipertensos. Acostumbra a ser de la aorta descendente (distal o tipo B). No es infrecuente que pacientes hipertensos presenten claudicación intermitente, sobre todo cuando coexisten otros factores predisponentes de arteriosclerosis, o lesiones estenosantes en las carótidas.

Pronóstico

Entre los factores que modifican el curso de la hipertensión destaca el nivel de ésta. A medida que las cifras de presión son más elevadas se observa un aumento de la mortalidad. El pronóstico de la hipertensión es tanto peor cuantos más factores de riesgo asociados existan. Cuanto más joven sea el paciente en el momento de detectarse la hipertensión, mayor será la reducción de la esperanza de vida, si no se instaura tratamiento. Los individuos de raza negra en ambientes urbanos tienen no sólo una mayor prevalencia de hipertensión que los de raza blanca, sino también una mortalidad 4 veces superior. A todas las edades y en ambas razas, las mujeres tienen una mayor y mejor esperanza de vida que los varones. La arteriosclerosis se acelera en presencia de hipertensión. Hay una serie de factores de riesgo independientes asociados al desarrollo de arteriosclerosis, entre los que destacan las alteraciones lipídicas, el hábito de fumar y la intolerancia a la glucosa, que pueden modificar el pronóstico de la hipertensión en relación con la edad, el sexo y la raza. Estos factores cambian la evolución de la hipertensión por su efecto sinérgico sobre la coronariopatía isquémica. Las lipoproteínas de baja o muy baja densidad son más importantes que la cifra total de colesterol o triglicéridos. Por el contrario, el aumento de las lipoproteínas de elevada densidad ejerce cierto efecto protector sobre la coronariopatía isquémica. No existe la menor duda sobre la correlación positiva existente entre la obesidad y la presión arterial. El aumento de peso se asocia a una mayor incidencia de hipertensión en individuos previamente normotensos, y viceversa. Sin embargo, no existen datos concluyentes sobre si la obesidad desempeña un efecto adverso en la mortalidad del hipertenso. La existencia de repercusión y/o complicaciones de la hipertensión en el corazón, el fondo de ojo, el riñón y el SNC, ya sean actuales o previas, o en los antecedentes familiares, indica también un pronóstico adverso.

La coexistencia de otras enfermedades, por otra parte asociadas con frecuencia a hipertensión, puede agravar el riesgo. Las dos principales son la gota y la diabetes. La hipertensión es más frecuente en los pacientes con gota y puede ser reflejo de la nefropatía úrica. La hiperuricemia se encuentra en el 25-50% de los hipertensos no tratados y ello puede ser un signo temprano y secundario de nefrosclerosis. La hiperuricemia puede agravarse por el tratamiento diurético. La diabetes se acompaña a menudo de hipertensión, aunque también puede asociarse a hipotensión ortostática. Esta mayor incidencia aumenta con la edad y con la duración de la diabetes, tanto en niños como en adultos, y es mayor en las mujeres, sobre todo de más de 60 años. La hipertensión que se asocia a la diabetes puede ser de tres tipos: a) esencial, que suele asociarse a la diabetes de origen tardío; b) de predominio sistólico secundaria a la arteriosclerosis de grandes vasos, y c) “diabética”, que es una forma de hipertensión renal que acompaña al síndrome clínico de la nefropatía diabética y se observa con mayor frecuencia en los jóvenes con diabetes insulino-dependiente.

FUENTE:
1) INFOBAE, mayo 2007
2) Texto de Medicia Interna Farreras Rosman 15º edición

Compartir:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google

15 comments to Consecuencias de la Hipertensión Arterial

  • daniel

    ciertamente las varones tiene peor pronostico, sin embarg son los que menos acuden a consulta.
    Que proponen
    Gracias

  • SUSANA

    Mi esposo sufrio en el año 2003 una diseccion de aorta tipo B, no fue operado y esta medicado. Cuales son las secuelas y posibles alteraciones que pudiera tener?. Muchas gracias.

  • mamacita

    hola soy hipertensa hay algun medicamento de mejor calidad que el enelapril o el nifedipino por lo menos algo que no cause tos no.

  • danielv

    mamacita: si sos de Argentina, probá con el Gadopril (enalapril de laboratioro Gador), ese a mi no me trajo tos y los otro sí. También está la droga losartán, que es mejor tolerada que el enalapril, tiene minimos efectos secundarios, pero es mucho más cara

  • hola gracias por esta información, soy una persona hopertensa que esta con tratamiento de enalapril, pero a pesar de eso tambien he sufrido de altas de la presión y he llegado a 220, y con esta información y consejos tratare de llevar al pie de la letra mi tratamiento para no llegar a tener problemas renales ni accidente vascular,porque ya veo lo que me viene pasada la tercera edad

  • hola mi tio su fre de hipertencion y esta hinternado en el hospital y no a querido comer que daño es y porque es esa enfermedad y aque se debe

  • ELIA

    Hola, tengo 8 años hipertensa, pero desde hace 2 meses se me ha subido la presion hasta 190 o 200, estoy en tratamiento y ya he manejado mejores numeros, pero no se me quita la sensacion de embotamiento y pulsadas en el cerebro, mareada, si alguien medico me informa si todavia es normal o que, se los agradezco de antemano.

  • jesus jacobo aguilar maga;a

    hola

    hace poco me diagnosticaron presion alta

    no he acudido otravez al medici pero he evitado comer lo que me dijo el medico
    el problema es que soy una persona que se preocupa de todo

    y por todo, esto puede traer consecuencias malas

    gracias
    saludos

  • dario

    hola kiero hacer una consulta.. necesito saber que es una sobrecarga vascular.. gracias espero su respuesta

  • alejandra

    hola me pueden ayudar tengo hipertensiòn arterial descontrolada, de un tiempo a la fecha me han dado dolores insoportables de cabeza, se me inchan las manos màs que los pies, desmayos y convulsiones
    quisiera saber si esto es consecuencia de que diario tengo la presiòn alta (220/130).
    O se deba una cuestiòn neurologica, y que estudio me pueden recomendar par encontrar la causa.

  • missiel

    hola jamas pense q la presion arterial era una bomba de tiempo. mi mama sufre de ese mal y mi papa murio de insuficiencia renal y de esclerosis. mi mama dejo de tomar medicamentos porque le afectaban el estomago… necesito saber si hay alguna medicina casera que remplace los medicamentos.. necesito su respuesta con urgencia.. gracias lo esperare

  • CONNIE

    tengo la presion alta de 5 dias atras me la he tomado y no me ha bajado de 140/105 que pasa si no me controlo la presion??? cual seria la consecuencia de tenerla asi y que no baje estoy preocupada tengo 24 años y no estoy embarazada pero si tengo una hija de 5 años

  • sonia vera

    hola me podrian ayudar necesito saber si la hipertensiopn tiene consecuencias psicologicas y sociales por favor

  • ziabro

    hola en un electro me aparecio ke pudiese tener hvi,y el medico me dice ke no le de importancia ke es por el deporte dado ke voy 3 veces a la semana al gimnasio,y me dispongo a usar esteroides un ciclo muy suave de primobolan de 6 semanas ,se ke no es aconsejable pero lo podria hacer sin problemas ,no soy hipertenso,me gustaria ke me comentase los riesgos o por el uso una vez desta sustancia no me traeria consecuencias ,gracias

  • yyy laaa incidencian de la hipertensión ???????????????

Hace tu Comentario

 

 

 

Puedes utilizar estos HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>