Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-settings.php on line 520

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-settings.php on line 535

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-settings.php on line 542

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-settings.php on line 578

Deprecated: Function set_magic_quotes_runtime() is deprecated in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-settings.php on line 18

Strict Standards: Declaration of Walker_Page::start_lvl() should be compatible with Walker::start_lvl(&$output) in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-includes/classes.php on line 1199

Strict Standards: Declaration of Walker_Page::end_lvl() should be compatible with Walker::end_lvl(&$output) in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-includes/classes.php on line 1199

Strict Standards: Declaration of Walker_Page::start_el() should be compatible with Walker::start_el(&$output) in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-includes/classes.php on line 1199

Strict Standards: Declaration of Walker_Page::end_el() should be compatible with Walker::end_el(&$output) in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-includes/classes.php on line 1199

Strict Standards: Declaration of Walker_PageDropdown::start_el() should be compatible with Walker::start_el(&$output) in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-includes/classes.php on line 1244

Strict Standards: Declaration of Walker_Category::start_lvl() should be compatible with Walker::start_lvl(&$output) in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-includes/classes.php on line 1391

Strict Standards: Declaration of Walker_Category::end_lvl() should be compatible with Walker::end_lvl(&$output) in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-includes/classes.php on line 1391

Strict Standards: Declaration of Walker_Category::start_el() should be compatible with Walker::start_el(&$output) in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-includes/classes.php on line 1391

Strict Standards: Declaration of Walker_Category::end_el() should be compatible with Walker::end_el(&$output) in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-includes/classes.php on line 1391

Strict Standards: Declaration of Walker_CategoryDropdown::start_el() should be compatible with Walker::start_el(&$output) in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-includes/classes.php on line 1442

Strict Standards: Redefining already defined constructor for class wpdb in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-includes/wp-db.php on line 306

Strict Standards: Redefining already defined constructor for class WP_Object_Cache in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-includes/cache.php on line 431

Strict Standards: Declaration of Walker_Comment::start_lvl() should be compatible with Walker::start_lvl(&$output) in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-includes/comment-template.php on line 1266

Strict Standards: Declaration of Walker_Comment::end_lvl() should be compatible with Walker::end_lvl(&$output) in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-includes/comment-template.php on line 1266

Strict Standards: Declaration of Walker_Comment::start_el() should be compatible with Walker::start_el(&$output) in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-includes/comment-template.php on line 1266

Strict Standards: Declaration of Walker_Comment::end_el() should be compatible with Walker::end_el(&$output) in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-includes/comment-template.php on line 1266

Strict Standards: Redefining already defined constructor for class WP_Dependencies in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-includes/class.wp-dependencies.php on line 31

Strict Standards: Redefining already defined constructor for class WP_Http in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-includes/http.php on line 61

Warning: session_start(): Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-settings.php:520) in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-content/plugins/si-captcha-for-wordpress/si-captcha.php on line 31

Warning: session_start(): Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-settings.php:520) in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-content/plugins/si-captcha-for-wordpress/si-captcha.php on line 31

Strict Standards: Declaration of Walker_Comment2::start_lvl() should be compatible with Walker::start_lvl(&$output) in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-content/themes/atahualpa/functions/bfa_comment_walker.php on line 145

Strict Standards: Declaration of Walker_Comment2::end_lvl() should be compatible with Walker::end_lvl(&$output) in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-content/themes/atahualpa/functions/bfa_comment_walker.php on line 145

Strict Standards: Declaration of Walker_Comment2::start_el() should be compatible with Walker::start_el(&$output) in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-content/themes/atahualpa/functions/bfa_comment_walker.php on line 145

Strict Standards: Declaration of Walker_Comment2::end_el() should be compatible with Walker::end_el(&$output) in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-content/themes/atahualpa/functions/bfa_comment_walker.php on line 145

Strict Standards: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, non-static method GoogleSitemapGeneratorLoader::Enable() should not be called statically in /home/rootmatute/blog-medico.com.ar/wp-includes/plugin.php on line 339
Blog Medico,Noticias de Medicina,Novedades de Medicina » Soluciones Coloides Vs Cristaloides

Publicidad

Soluciones Coloides Vs Cristaloides

Soluciones Coloides Vs Cristaloides

Reposición de líquidos con Soluciones Coloides o Cristaloides en los Enfermos Críticos: Reseña Sistemática de los Ensayos Aleatorizados.

La resucitación con soluciones de coloides en pacientes en estado crítico se asocia con un aumento absoluto del riesgo de mortalidad del 4%, y estos agentes son considerablemente más caros que los de cristaloides.

Introducción.

La reposición de líquidos para tratar la hipovolemia es una parte esencial del tratamiento médico agudo para los enfermos en estado crítico. En un nivel básico, la elección debe hacerse entre las soluciones coloides y las cristaloides. Los coloides se emplean con mucha frecuencia, y se recomienda utilizarlos en presencia de shock hemorrágico hasta disponer de los derivados sanguíneos, y también en el shock no hemorrágico después de haber infundido soluciones cristaloides. Sin embargo, en un estudio realizado en 1995 por varios centros de salud estadounidenses se halló que la utilización de los coloides es mucho más frecuente de lo recomendado.

La elección de la solución tiene consecuencias importantes; por un lado, los coloides son mucho más caros que los cristaloides, y cada uno actúa de forma diferente sobre distintos parámetros fisiológicos. Debido a estas diferencias, se argumenta que la medida de evolución más importante desde el punto de vista clínico es la mortalidad por cualquier causa en los estudios aleatorizados que comparan los dos tipos de líquidos.

El objetivo de este estudio, explican sus autores, fue identificar y sistetizar todos los datos disponibles acerca del efecto sobre la mortalidad en pacientes gravemente enfermos al reemplazar el volumen mediante soluciones coloides o cristaloides. Se incluyeron aquellos ensayos en los que los participantes se hallaban en estado crítico de salud como resultado de traumatismos o quemaduras, cirugía o estados patológicos como complicaciones de la sepsis.

Se consideró «no confusos» aquellos estudios en los que el grupo del tratamiento solamente difería del otro en la administración de líquidos, y excluyeron los estudios entrecruzados, ya que no permiten analizar los efectos sobre la mortalidad.

La principal medida de seguimiento fue la mortalidad por cualquier causa, evaluada al final del período de seguimiento en cada ensayo.
Los autores consiguieron información sobre las características de los participantes, la solución coloide o cristaloide utilizada, la duración del seguimiento, la mortalidad al final de éste y la calidad de la distribución.

Identificaron un total de 48 ensayos aparentemente aleatorizados sobre reposición de líquidos en enfermos en estado crítico, de los cuales 37 cumplían los criterios de inclusión. Entre los trabajos revisados había 26 en los cuales se comparaba a los coloides con cristaloides, 10 en los que se comparaban los coloides en cristaloides hipertónicos con cristaloides isotónicos y 1 en el que se comparaban los coloides en cristaloide isotónico con cristaloide hipertónico.
De los 26 ensayos considerados válidos para el estudio, en 19 se informaba sobre la mortalidad, por lo que el análisis se basó en los datos de 1315 participantes de 19 ensayos. Los riesgos relativos eran similares para todos los factores, excepto para la cirugía, para la cual la medida era imprecisa debido al pequeño número de pacientes y a la baja mortalidad global (4.7%).
En cuatro de estos estudios la distribución en grupos era adecuada, y no había heterogeneidad global entre ellos. El riesgo relativo acumulado de muerte para todos los grupos de pacientes era de 1.19. El riesgo de muerte para los pacientes que recibieron soluciones coloides era del 24%, y en los que recibieron cristaloides, del 20%, lo que representa un aumento del riesgo absoluto de mortalidad para la reanimación con coloides del 4%. El riesgo absoluto acumulado basado solamente en los ensayos con buena distribución fue de 1.29, lo que aumentaba la mortalidad absoluta en el grupo con coloides en un 7%.

De los 10 trabajos que comparaban los coloides en cristaloides hipertónicos y cristaloides isotónicos, en 1 no se presentaban datos sobre la mortalidad; por lo tanto, el análisis se realizó con 1297 participantes de 9 ensayos. En 6, la distribución era correcta. El riesgo relativo acumulado de muerte para todos los ensayos y tipos de lesión era de 0.84, lo que representa una disminución del riesgo para reanimación con coloides en cristaloides hipertónicos (en comparación con los isotónicos) del 5%.
Cuando se tuvieron en cuenta solamente los trabajos con distribución adecuada, el riesgo relativo acumulado fue del 0.95.

El único ensayo en el que se comparaba el coloide en cristaloide isotónico con el cristaloide hipertónico incluía 38 participantes, entre los que se produjeron 3 muertes, todos del grupo coloide. El riesgo relativo fue de 7.0. En este estudio se utilizó un método de distribución casi aleatoria, por lo que no se consideró buena.

De los 12 estudios quirúrgicos, 6 presentaban información obtenida prospectivamente sobre evoluciones no fatales. Dos ensayos pequeños contaban con datos sobre la duración de la internación: uno de ellos mostraba que los que habían recibido solamente cristaloides permanecieron más tiempo internados, mientras que en el otro ensayo no se encontraron diferencias significativas entre los dos grupos. No se detectaron tampoco diferencias entre los pacientes que recibían cristaloides o coloides en cuanto a los derrames pleurales y la disfunción pulmonar en los dos trabajos en que constaban estos datos. En otros dos ensayos se notificaron más complicaciones pulmonares entre los enfermos reanimados con coloides. En un estudio se informó sobre la disfunción renal, pero sus autores no encontraron diferencias entre ambos tipos de soluciones.

En esta revisión se resumen los datos de los ensayos controlados aleatorizados en los que compara la reanimación con soluciones coloides con la reanimación con cristaloides en una gran variedad de condiciones clínicas. Los resultados no fueron heterogéneos y los riesgos relativos acumulados no mostraron que la reanimación con coloides fuera superior, aunque sí se halló, según destacan los autores, que los coloides en cristaloides hipertónicos tenían efectos más favorables que los cristaloides isotónicos. Sin embargo, cuando se excluyeron los ensayos en los que la distribución de los pacientes en los grupos no era adecuada, el riesgo relativo acumulado cambiaba, y se observó un aumento de la mortalidad con los coloides en comparación con los cristaloides (riesgo relativo de 1.29), sin que se hallaran diferencias entre los coloides en cristaloides hipertónicos y los cristaloides (riesgo relativo de 0.95).

No aparecieron datos importantes que indicaran sobreestimación del efecto de la medición para los coloides comparados con los cristaloides debido a influencias de la publicación. Sin embargo, los expertos encontraron una asimetría significativa en los ensayos que comparaban los coloides en cristaloides hipertónicos y los cristaloides isotónicos, lo que indica que este cálculo del efecto podía estar influencia do. Este hallazgo puede deberse a la influencia de la publicación, así como a diferencias en el riesgo subyacente o irregularidades de los datos. Asumiendo que los coloides eran la «intervención», las influencias de la publicación pueden haber producido, según los autores, una estimación acumulada que infravaloró el punto hasta el cual los coloides se relacionan con aumento de la mortalidad.

Los autores advierten que, al igual que todos los metaanálisis, esta reseña sistemática puede haber incluido estudios en los que las intervenciones y las características de los pacientes fueran suficientemente disímiles para poner en duda el cálculo del efecto de la medición. El régimen de reanimación, por ejemplo, difería entre los distintos estudios; en algunos se había distribuido aleatoriamente a los pacientes para recibir una cantidad inicial de coloides o cristaloides, y a continuación se procedió con alguna forma de reanimación establecida en todos los participantes; en otros ensayos se reanimó con la solución aleatorizada hasta determinados puntos finales, hasta conseguir la reanimación o, en el caso de los traumatismos, hasta que se realizó la cirugía correctora. Además, variaban el tipo de coloide o de cristaloide, así como la concentración y el protocolo para determinar la cantidad de líquido.

A pesar de estas diferencias, todos los pacientes necesitaban un volumen de reemplazo, y es posible, en opinión de los autores, que el «ajuste fino» haya modificado la magnitud del efecto, pero no su dirección. Aunque estratificaron el análisis según el tipo de lesión para la que se requería reposición de líquidos, estas categorías son poco definidas y, las complicaciones que pueden llegar a ser importantes en la clínica, como la hemorragia no controlada o el aumento de la permeabilidad capilar, pueden variar mucho entre los estudios e incluso dentro de cada uno de ellos. Este problema podría superarse, sugieren, mediante el análisis de los datos de cada paciente por separado en todos los estudios, aunque reconocen que esta alternativa puede no ser apropiada puesto que se observó poca heterogeneidad en los resultados.

Los autores destacan que los resultados del presente trabajo son diferentes a los obtenidos por el metaanálisis de otro autor sobre la mortalidad, que informó que la reanimación con coloides tenía efectos beneficiosos sobre los pacientes no traumatológicos al compararlos con los cristaloides. Esta conclusión se basaba en tres estudios con un total de 98 pacientes sin traumatismos. En el presente estudio, tampoco se halló que los coloides fueran más beneficiosos que los cristaloides en los pacientes con quemaduras. La medición del efecto para la cirugía fue sumamente imprecisa, debido al pequeño número de pacientes y a la baja tasa de complicaciones, y no había suficientes datos para cuantificar los efectos sobre las evoluciones desfavorables.

En síntesis, la resucitación con soluciones de coloides se asoció con un aumento absoluto del riesgo de mortalidad del 4%, lo que quiere decir que se produjeron 4 muertes de más cada 100 pacientes reanimados. La reanimación con coloides en cristaloides hipertónicos tuvo mejores electos sobre la mortalidad que las soluciones cristaloides isotónicas, pero esta medición, al parecer, no lue muy precisa, debido a la publicación selectiva y a la distribución inadecuada de los pacientes en algunos estudios incluidos. Puesto que todos los coloides no se asocian con mejoría de la supervivencia y son considerablemente más caros que los cristaloides, es difícil, según los autores, justificar su utilización continua fuera de los ensayos aleatorizados en grupos de pacientes que padecen enfermedades preocupantes.

Resumen redactado por la Dra. María Mercedes Cabetas.

NOTA: Recomendamos que tome este artículo de manera informativa, ante cualquier síntoma que usted o sus conocidos padezcan concurra a su médico. “Ninguna información suplanta el examen minucioso del especialista”.

Compartir:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google

Hace tu Comentario

 

 

 

Puedes utilizar estos HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>