Publicidad

Tromboangeítis obliterante

Tromboangeítis obliterante

La tromboangeítis obliterante (enfermedad de Buerger) es una enfer­medad vascular infiamatoria oclusiva que afecta las arterias de peque­ño y mediano tamaño y a las venas de las extremidades inferiores y superiores y cuya patogenia no se ha determinado, aunque parece estar unida íntimamente al tabaco. Las manifestaciones clínicas comprenden la tríada de claudicación de la extremidad afecta, fenómeno de Raynaud y tromboflebitis migratoria de las venas superficiales.

ETIOLOGÍA

La enfermedad de Buerger comienza antes de los 35-40 alios de edad en la mayoría de los pacientes, con un claro predominio en el sexo masculino.

El tabaquismo de 20 cigarrillos o más al día es la causa más fre­cuentemente relacionada con esta enfermedad, hasta el punto de que las remisiones y recaídas están relacionadas con la interrupción y rea­nudación del hábito de fumar. La existencia de una predisposici6n genética es sugerida por la prevalencia aumentada de los antígenos Im B5 Y A9 en pacientes con esta enfermedad. Puede que algunos feno­tipos susceptibles sean hipersensibles a los productos del tabaco y que la hipersensibilidad mediada por células contribuya a la lesión vascular.

ANATOMÍA PATOLÓGICA

Las lesiones son segmentarias y comienzan habitualmente en las ar­terias de mediano y pequeño calibre de localización periférica. Afecta tanto a las extremidades superiores como a las inferiores, a diferencia de la aterosclerosis, que habitualmente respeta las extremidades su­periores.
La afectación aguda, tanto de arterias como de venas, se ca­racteriza por una infiltración de polimorfonucleares en todas las capas de la pared vascular y una trombosis mural u oclusiva de la luz. A medida que progresa la enfermedad, los neutrófilos son sustituidos por células mononucleares, fibroblastos y células gigantes. Como estadio final se produce una fibrosis que engloba arteria, vena y nervio.

CLÍNICA

La enfermedad se inicia generalmente en forma de claudicación inter­mitente progresiva hasta hacerse de reposo, y que con el tiempo evo­luciona a la aparición de úlcera y gangrena de uno o más dedos y por último, de todo el pie o la mano, en cuyo caso se hace necesaría una amputación.

La claudicación suele estar limitada en la parte inferior de las panlo­rrillas y los pies o a los antebrazos y las manos, debido a que esta enfer­medad afecta principalmente a los vasos distales. Por esta misma ra­zón la gangrena, si aparece, es distal y son las arterias digitales las que sufren más a menudo el proceso, aunque puede observarse también en las arterias radial o cubital.

El dolor en la enfermedad de Buerger es muchas veces insoporta­ble y no permite al paciente descansar de noche. El único alivio que se obtiene resulta de colocar la extremidad afectada en declive. La explo­ración física muestra pulsos braquiales y poplíteos normales y reduc­ción o desaparición de los pulsos radial, cubital o tibial. Pueden existir signos de isquemia tisular crónica, como pérdida del pelo de los dedos, atrofia de la piel, uñas frágiles y rubor al bajar la extremidad. En ocasio­nes la enfermedad de Buerger se acompaña de fenómeno de Raynaud y de tromboflebitis migratoria de las venas superficiales.

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico suele hacerse por la historia clínica y la exploración físi­ca. Se necesitan estudios angiográficos para confirmar las posibilida­des de una reconstrucción arterial. Son características de la arteriogra­fía las lesiones segmentarias consistentes en afilamiento de los vasos distales y presencia de vasos colaterales en las áreas de oclusión vas­cular. Los contornos de las arterias son lisos sin las irregularidades típi­cas de la aterosclerosis. El diagnóstico definitivo de la enfermedad a veces requiere el examen macroscópico y microscópico de los vasos afectos por medio de una biopsia.

Como conclusión debe sospecharse el diagnóstico de tromboange­ítis obliterante en los varones jóvenes con patología vascular periférica prematura, con historia de flebitis migratoria, tabaquismo, (sobre todo de cigarrillos), y afección concomitante de las extremidades superiores.

NOTA: Recomendamos que tome este artículo de manera informativa, ante cualquier síntoma que usted o sus conocidos padezcan concurra a su médico. “Ninguna información suplanta el examen minucioso del especialista”.

Compartir:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google

Hace tu Comentario

 

 

 

Puedes utilizar estos HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>