Publicidad

Linfedema

brazocancer

El linfedema es la hinchazón crónica del brazo debida a la retención de la linfa, un líquido más espeso que la sangre que se produce en los tejidos. Existe un sistema circulatorio, llamado linfático que es similar al de las arterias y las venas y está encargado de recoger ese fluido. Toda la linfa recolectada en el brazo ha de atravesar los ganglios linfáticos de la axila antes de seguir su camino hacia el interior del tronco.

Cuando se opera un cáncer de mama, también hay que eliminar parte de los ganglios de la axila. La mayoría de las veces, esto no tiene consecuencias graves, pero otras desencadena el linfedema. Es más probable que suceda si se han extirpado los ganglios más profundos y si ha sido necesario aplicar radioterapia en la axila. Hoy día existe una técnica quirúrgica moderna denominada del ganglio centinela que evita la cirugía de los ganglios de la axila en muchos casos.

En una primera fase, la hinchazón del brazo es reversible. Mejora elevando el brazo y con masajes especiales de drenaje linfático, y empeora al hacer esfuerzos con el brazo. Es fácil reconocer esta etapa porque si se aprieta fuerte la piel del brazo con el dedo, queda un hoyuelo profundo que se va rellenando poco a poco. Con el tiempo, el tejido graso que subyace a la piel se va cicatrizando a causa de la presión a la que la acumulación de la linfa le somete de continuo.

Cuando este proceso de cicatrización se ha completado, la hinchazón del brazo ya no aumenta, pero el tacto de la piel es duro, casi como de cuero, y la presión del dedo no deja ninguna depresión. Se dice que el linfedema está organizado, lo que significa que ya no tiene remedio posible, por muchos masajes que se den o vendajes que se apliquen.

Es común que la piel del linfedema organizado se infecte con mucha facilidad, dando lugar a una complicación llamada celulitis que puede llegar a ser grave. Por eso, las mujeres con linfedema han de ser exquisitas con el cuidado de la piel. Ha de estar siempre limpia e hidratada, y es fundamental evitar quemaduras y heridas de todo tipo, incluso las minúsculas de la manicura, pues son las puertas que aprovechan los microbios para introducirse bajo la piel.

El linfedema, cuando es grave, merma mucho la calidad de vida de las mujeres operadas de cáncer mamario. Si está organizado, me temo que ya no tiene remedio. De lo contrario, suele ser la Asociación Española Contra el Cáncer la que cuenta con los mejores especialistas en rehabilitación para esta complicación, aunque no los hay en todas las provincias de España.

Fuente: El Mundo Es

Ricardo Cubedo
Especialista en Oncología de la Clínica Universitaria Puerta de Hierro de Madrid

Compartir:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google

Hace tu Comentario

 

 

 

Puedes utilizar estos HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>