Todo lo que necesitas saber sobre Cirugia de Rodilla

Todo lo que necesitas saber sobre Cirugia de Rodilla

Varios son los motivos que pueden llevar a la indicación de realizar una cirugia de rodilla, desde esguinces, hasta desgarros de ligamentos cruzados. En general, este tipo de cirugía se realiza con un método muy poco invasivo llamado artroscopia. ¿En qué consiste? Pues, el cirujano realiza pequeñas incisiones, en general, son tres, para introducir una cámara por donde puede observar lo que va haciendo y los instrumentos quirúrgicos que le permitirán resolver el problema.

Los beneficios de este tipo de cirugía son varios:

En primer lugar, la recuperación es mucho más corta debido a que la intervención es mínima.

En segundo lugar, es una cirugía que se puede realizar con anestesia raquídea o regional o, incluso, local, por lo que no representa mayor riesgo para la salud del paciente. Hay que tener en cuenta que, si bien una anestesia siempre está controlada y se hacen estudios previos al paciente para asegurarse de su buen estado de salud, una anestesia general siempre conlleva riesgos.

Las causas que pueden llevar a una cirugía de este tipo son las siguientes:

Menisco roto.

Daño en los ligamentos cruzados.

Daño o inflamación de la membrana sinovial.

Quistes.

Fracturas.

Rótula fuera de lugar.

La cirugía de rodilla no representa mayores riesgos para la salud del paciente.